Cómo prevenir las humedades por condensación en nuestras ventanas de techo

Spread the love

Las molestas humedades por condensación se producen cuando el agua del ambiente se transforma en líquido cuando entra en contacto con una zona fría. En nuestra vivienda el fenómeno se produce cuando la temperatura en el interior es superior a la temperatura exterior y el fenómeno se manifiesta principalmente en los marcos de las ventanas.

Causas de humedades por condensación

Las humedades por condensación en caso de ventanas de techo, tragaluces o claraboyas se presentan en forma de gotas de agua sobre la superficie del marco o del cristal que a la larga va a producir la aparición de manchas de moho sobre el techo.

Una de las principales causas de la condensación de la humedad es por una escasa ventilación de la vivienda. Algo tan común como cocinar, poner la calefacción muy alta, ducharse o poner la ropa a secar en el interior puede provocar un exceso de humedad en el aire y que se produzca una condensación en nuestro tragaluz o claraboya.

Tipos de ventanas para tejados ¿Cuál encaja con tu estancia?

Trucos para eliminar las humedades por condensación

Aunque parezca complicado eliminar en las ventanas de techo las humedades por condensación, vamos a dar una serie de consejos para evitar este problema.

  1. Aumenta la ventilación de la estancia

No olvides abrir tus ventanas de techo a diario aunque sea invierno. Con unos diez minutos al día sería suficiente. Lo ideal es abrir varias ventanas a la vez para que se produzca corriente de aire.

En estancias en las que sea más complicada abrir las ventanas se puede instalar además extractores eléctricos o respiraderos.

  1. Instala ventanas con rotura de puente térmico

La rotura del puente térmico evita que se produzca condensación por humedad o cuando la temperatura exterior es inferior a la del punto de rocío que es la temperatura en la cual el vapor del ambiente se condensa transformándose en agua.

La instalación de ventanas con doble cristal, con puente de rotura térmico puede ser la solución al problema de humedad.

  1. Cuidado con la calefacción

La calefacción ideal para prevenir las humedades es aquella que no genera humedad. Las estufas de butano no son las más recomendables para zonas con mucha humedad, siendo preferible emplear sistemas por aire caliente, emisores térmicos o radiadores.

Los radiadores convencionales por su diseño producen una pequeña convección que ayuda a secar el ambiente. Además sería recomendable no tener la calefacción demasiado alta para evitar contrastares de temperatura con el exterior.

  1. Pinta las paredes con pinturas transpirables

Pese a poder pensar que lo ideal es instalar pinturas impermeables, es mucho más recomendable usar una pintura transpirable. Este tipo de pintura aísla la humedad que sale de la pared pero deja salir de la estancia el vapor de la habitación evitando que se produzca condensación.

  1. Utiliza cajas antihumedad

Las cajas antihumedad gracias a sus sales especiales consiguen reducir hasta el  50% la humedad del ambiente, además ayudan a evitar que se formen olores desagradables.

  1. Aplica plaste especial anticondensación

Cuando el problema se acentúa lo último que podemos hacer es aplicar en la zona afectada un plaste anticondensación. Este plaste hace las veces de aislante térmico y consigue que el frío del exterior no se transfiera al interior de la habitación que está más caliente, con lo que no se nos va a producir la condensación.

Con estos trucos conseguirás evitar las humedades y, por tanto, mejorar la calidad del aire de la estancia. Déjanos un comentario si tienes algún truco más para evitar las humedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.